¿Y ahora qué Filípides??

Publicado: 3 de marzo de 2014 en Carreras
Etiquetas:, ,

Llevaba 4 años esperando una revancha. 48 meses en los cuales la distancia de Filípides me había dado dado varios revolcones e incluso alguna que otra cuchillada. 1461 días pensando en desquitarme y vencer a esos 42 kilómetros y 195 metros. 35040 horas deseando superarme y sacar todo lo bueno que llevo dentro. 2.102.400 minutos intentando redimirme y regalarle a mi padre la carrera de mi vida.

El 13 de febrero de 2010 el maratón de Sevilla me demostró que no hay que subestimar a la distancia y que hasta el último metro todo es maratón. Ese día lloré, pero no de rabia, sino de felicidad, pese a no conseguir el objetivo previsto aquello fue una victoria (no quiero extenderme, en el enlace podéis ver el porque). 12 días después mi padre fallecía. Nunca pudo verme acabar un maratón.

Estoy a punto de borrar todo lo escrito hasta ahora. No me gusta que la crónica vaya por estos derroteros tan sentimentales. Los que me conocéis sabéis que a parte de correr lo que mas me gusta es reír y hacer reír. Así que voy a cambiar un poco de tercio, pero la dedicatoria a mi padre quedará ahí como recordatorio.

Y ahora no se por donde empezar… Quizá por los entrenos, por el viaje hasta Sevilla con los Drinkingrunners, por la feria del corredor… Se admiten sugerencias.. A la de una, a la de dos y a la de tres!! Bueno, visto que ninguno/a se anima ya me inventaré algo.

Los que ya me habéis leído alguna vez sabréis que mis crónicas suelen ser “extensas”… Los cabrones que tengo por compañeros me llaman el Tolkien de las crónicas, dicen que parecen trilogías.

En el tren

Para esta me habían proporcionado varios títulos: “El señor de los maratoncillos”, “42195 metros de Grey”, “El hombre que amaba a los maratones”, “Marathon Wars”, “El Tío del Megáfono y el maratón maldito”… y así una decena mas… Son unos cracks!

Si echo la vista atrás (y no me da por bizquear) me doy cuenta que ha sido uno de los mejores fines de semana de mi vida. El viaje en tren con una familia de 60 personas donde no me senté ni un minuto desde que salimos de Madrid hasta que llegamos a Sevilla, dos horas y media de risas, nervios, charlas serias (gracias Ron), de ánimos y sobre todo sueños compartidos, fue la mejor manera de empezarlo.

El día de la feria será otra jornada que no olvidaré. Desde las 10 de la mañana que llegué hasta pasadas las 6 de la tarde que me fui, disfruté como un enano. Con los compañeros en el stand que la organización cedió a #KmsXalimentos recogiendo kilos de comida para el Banco de Alimentos de Sevilla, paseando por la feria, cotilleando los distintos casetas de marcas y maratones, picando alguna compra que otra, encontrándome con runners que conocía de las Redes Sociales o de otras carreras… que mas puede pedir un corredor?? Para los anales de la historia quedará el momento “descojone” con Bernal, Doc, Pintos y Óscar haciendo de “security men” de Alma por la Feria (increíble ver a esta pedazo de mujer sonriendo a todo el mundo que se le acercaba a saludarla o hacerse una foto con ella). No quiero olvidarme de la comida con Alberto (Fisiosport), Alma y sus padres, gracias por acogerme y hacerme sentir uno mas de la familia! En resumen esas mas de 8 horas pasaron volando.

En la feria del corredor

Después de un poco de relax en la habitación (sin tocarme ni nada.. que conste)  tocaba cenar y cargar las pilas para la mañana siguiente. Después de dejar todo listo para la carrera bajamos al restaurante del hotel que estaba “petado” de corredores. No he visto mas caras de hambre en mucho tiempo, joder con los maratonianos!!! Algunos dan penica.. y envidia a la vez! Ojalá algún día pudiera abandonar la mini-lorza que me acompaña!! Lo de menos fue lo que comí o cené en este caso, lo mas importante era el ambiente festivo que creamos los “Drinking”. A la gente se le veía muy seria, ni que tuvieran que correr un maratón el día siguiente!! Pero nosotros íbamos a lo nuestro ya habría tiempo de preocuparnos!!

La verdad sea dicha es que yo también me encontraba nervioso, no voy a negarlo. Eso hace que si ya de por si digo paridas sin ton ni son, estás se multipliquen de manera exponencial según se acerca un momento de climax (si, en todos los ámbitos… o no, pensad mal y acertaréis, o no.. quien sabe… vale… ya?, no? dejad de pensar en guarrerías). Lo dicho, que estaba mas nervioso que Naranjito en la fabrica de Zumosol por lo que decidí calmar mis nervios con un Gintonic (cortito). De todo el mundo es sabido las propiedades de la quinina para evitar los calambres así como para no contagiarse de la malaria y yo, señores y señoras, soy un hombre precavido!!

Ya en la cama di unas cuantas vueltas, conectado a Twitter y Facebook. Incluso en un intento desesperado, llamando a Esperanza Gracia y Sandro Rey para ver si me daban alguna predicción buena de cara a la mañana siguiente.. No fueron capaces de aclararme nada, por lo que procedí a dormir cual gatico pequeño al lao de una estufa!

No dormí mal del todo y después de untarme en vaselina las zonas comprometidas, ajustarme el pulsómetro y vestirme de gala, procedí a “liberar a Willy”. Para los no iniciados en el argot les explicaré que “liberar a Willy” es lo mismo que sacar a pasear al perrete, sacar la leña al patio, hacer una descarga de archivos, tener a Jordan colgado del aro, tener la tortuga asomando… en definitiva, hacer de vientre, defecar… cagar coño, cagar!! Por lo que ya mas ligero me dispuse a desayunar.

Al contrario que la noche anterior el ambiente en el restaurante estaba algo cargado. Se mascaba la tensión. Algunos bromeaban, pero la mayoría estaban mas concentrados que el Fairy (no confundir con el Fary, uno limpia y el otro cantaba, de nada por la aclaración..), yo entre ellos. Llevaba mucho tiempo esperando este momento. La preparación había sido buena, me sentía fuerte y salvo los psoas que estuvieron protestando las últimas semanas todo funcionaba. Tocaba correr!!

Subí a la habitación a recoger la mochila, lavarme los dientes, y de nuevo pasé por el trono. Esta vez no fue Willy quien salió pero si un par de hermosos delfines que nadaron libres por el alcantarillado sevillano! Todo iba en marcha, estómago en orden, buen desayuno y ganas de empezar a correr! Sólo faltaba que llegara el autobús para llevarnos a la salida!

El camino a la salida fue una auténtica locura. Estaba sentado junto a Amalia (vaya carrerón te marcaste sobri) comentando mil y una cosas. Alrededor las risas y los gritos subían de volumen a cada metro que nos acercábamos al estadio. El calor era insoportable. Estaba sudando como Camacho en Corea.. el estómago estaba centrifugando el desayuno y yo me estaba poniendo de los nervios (ahora me arrepiento de los 3 trankimazines que dejé olvidados en la mesilla de noche)

Antes de la salida

Los momentos previos a la carrera los recuerdo con muchísima tensión. Iba pendiente de nuevo del estómago (el mal trago de Donosti 2012 volvió a mi cabeza). Tanto el calor del bus y el frescor matutino (sin forma de pepino) hacían que la centrifugadora aumentara de revoluciones a cada segundo. Intenté convencerme que eran sólo nervios. Me quité la ropa sobrante, me puse un chubasquero del chino (de a 60 céntimos) por encima y tiramos para la salida todo el equipo junto. Nuevo momento de bromas y risas y yo en mi parra, dándole al “runrun” del estómago. Algunos compañeros se acercaron a preguntarme como estaba, no es normal verme serio, pero a veces pasa.. pocas, pero pasa.

Llegó el momento de la foto de grupo antes de meternos en el cajón de salida, una, dos, tres, cuatro docenas.. Madre mía! Cuanto daño han hecho los soportes electrónicos!! Donde estarán los carretes de 24 o como mucho de 36?? Seguía notando el estomago raro… muy raro… Y en el último momento cuando ya el equipo se dirigía a la salida, decido pasar por el baño de nuevo. Fue la mejor idea del día. Si hubiera tenido que correr apretando los cachetes, probablemente esta crónica sería distinta. Por cierto si algún sevillano pasa a día de hoy por la salida y ve un baño precintado y con un cartel de peligro bactereológico, no os extrañéis, es en el que solté lastre!

Lo mas me duele de ese momento “bífidus” es haberme perdido el circulo de motivación de todo el equipo. Al entrar en el cajón no pude encontrarlos. Siento no haber podido darles un abrazo uno por uno, mirarles a los ojos y compartir ese momento tan especial. A mi lado tenía a Anita y a Diego (otros dos grandes compañeros). Estábamos bien situados, no muy lejos de la linea de salida. Preparados para la carrera que tanto tiempo habíamos estado preparando.. Sólo quedaban unos segundos.. La suerte estaba echada!!

Sevilla8

Del Kilómetro 0 al 5 (25’51”)

Salí tranquilo, la pulsera con la chuleta de paso de tiempos tenía que guiarme hacía mi objetivo de bajar de 3 horas 40 minutos. La mejor predicción me ponía en 3 horas y 36 minutos largos, con margen por si me daba un bajón. Desde el primer momento pude correr al ritmo previsto (5’10”). Antes de pasar el primer kilómetro alcancé al grueso de los Drinkingrunners (no Pintos, esta vez no va por ti), un grupo numeroso que poco a poco se fue disgregando según sus objetivos. Les saludé, les desee suerte rápidamente y seguí buscando mi cadencia. Intenté engañar a Óscar Adán y a Ana Voltereta para que me siguieran, pero con criterio decidieron ir a su aire ( enhorabuena por vuestro maratón). En esos primeros kilómetros iba pegado al globo de 3h30′ que poco a poco se fue distanciando de mi.

Del 5 al 10 (25’49”)

Al paso por el kilómetro 5 vi los 25’51” que marcaba mi reloj y me sentí muy satisfecho. Sin gastar energías y regulando las fuerzas había recortado ya 35″ al tiempo previsto en la pulsera. En esos minutos me dio tiempo a ver como mi cuñado Mario se iba con el globo de 3h30′ y también a adelantar a Maria Caballero que había salido muy fuerte, luego supo regular y acabó como una campeona que es. En estos 10 primeros kilómetros e incluso en algunos mas, no dejó de adelantarme gente pero mantuve la cabeza fría, mi carrera empezaba mas adelante.

Del 10 al 15 (25’38”)

La temperatura empezaba a subir. Notaba el calor y cierta sed. Probablemente no había hidratado lo suficiente antes de la salida y también fallé en uno de los avituallamientos por el follón que había. Me tomé mi primer gel de Victory Endurance ( al final tuve que improvisar y cayeron 4 que me salvaron ) y también la primera pastilla de sales. Las piernas iban bien, el psoas no molestaba y la cabeza iba fría (por dentro, que no por fuera). Solo me molestaba una cosa: iba demasiado concentrado, no estaba disfrutando del todo, quizá la responsabilidad o las ganas de hacer una buena marca me estaban pasando factura. Así que decidí sonreír mas y vivir la carrera. El correr mas relajado me sirvió de mucho… si no lo creéis probad a sonreír mientras corréis!

Del 15 al 20 (25’38”)

Se acercaba uno de los momentos mas emotivos del circuito. Pasar por el kilómetro 15 suponía ver a todas nuestras familias animando junto al hotel. Estaba nervioso ya que Marta tenía que darme un gel y mas pastillas de sales. No podía despistarme. Aún así el oír mi nombre y todos los ánimos de las mujeres e hijos de los Drinking me dio un vuelco el corazón, millones de gracias, de verdad! Que difícil es explicar lo que se siente en esos momentos. Por suerte, unos metros mas adelante vi a Marta y pude recargar provisiones y seguir corriendo mas tranquilo. Según mis previsiones llevaba casi un minuto de adelanto al tiempo que marcaba la pulsera.

En el kilómetro 15

Del 20 al 25 (25’18”)

Se acercaba la media maratón y las sensaciones eran buenas, las pulsaciones iban controladas, bebía regularmente y tenía geles y sales. El paso por 21.097 fue en 1h48’30”. Si lograba doblar llegaría en 3hrs37′ y si no, tenía algo de margen para bajar de esas “trescuarenta”. En el 22 tuve el primer susto, un escalofrío me recorrió el cuerpo y me dejó helado durante casi un minuto. Me asusté, me recordó mucho a lo que me pasó en la Madrid-Segovia  cuando me bajó el azúcar en el km. 91. Intenté tranquilizarme y pensar en lo que podía estar pasando. Probablemente estaba sudando mucho mas que en los últimos tres meses de entrenamiento y el cuerpo me estaba avisando. Me tomé otra pastilla de sales gracias a un compañero de carrera que me dejó su botella (esto es deporte y deportividad). El cuerpo se asentó y seguí a lo mío. Al llegar al 25 vi que el ritmo continuaba por debajo de lo previsto pese al susto y eso me dio confianza.

Del 25 al 30 (25’16”)

En este tramo se suponía que debía correr a 5’05” según el plan marcado, pero ya el anterior “cincomil” había salido mas rápido aún, por lo que me tranquilicé y decidí mantener el ritmo. Sabía que llegaba la zona mas dura del maratón, donde en cualquier esquina te puede asaltar el “Tío del Mazo” y darte una viaje de los suyos. Además en el 27 volví a sentir un ligero escalofrío, no podía tirar las campanas al vuelo. Ahora bebía mas cantidad y estaba atento al pulsometro, cualquier subida súbita de pulsaciones significaría que algo no iba bien en mi cuerpo serrano. Adelanté a Anita que llevaba buen ritmo pero que iba notando el cansancio. Y también a mi cuñado Mario, que pese a ir sufriendo supo regular para llegar a meta con MMP.

Sufriendo

Del 30 al 35 (25’52”)

En este tramo tenía previsto controlar y bajar el ritmo para llegar con fuerzas a la última parte de la carrera. Quería guardar energías para los últimos 7 kilómetros donde daría todo lo que tenía dentro. Otra pastilla de sales y un gel en el 32 coincidieron con los ánimos de Berta y Marta Chavero en la Avenida de la Palmera (pedazo de recta que nunca acababa)!! Las piernas pesaban y el calor pegaba de lo lindo. Estaba empezando a sufrir, pero estaba tan cerca del objetivo que no podía pensar en eso. El paso por el Parque de Maria Luisa fue gloria bendita. Un subidón llegar a la plaza de España abarrotada de gente. Allí adelanté a Rai, le dí animos y seguí hacia delante. Justo antes de salir del parque estaban los padres de Alma con la bandera de los Drinking!! Otro subidón mas! Joder que manera de animar.. el puto pulsometro se iba a colapsar y de paso mi corazón también!! A lo lejos vi una camiseta de los Drinking que no llevaba buen ritmo, era Diego, estaba pasando un mal rato, un golpe de otro corredor le había dejado fuera de juego. Aún así le echó un par y acabó la carrera.

Del 35 al 40 (24’58”)

Al paso por el 35 vi que estaba clavando los pasos y que si no había una “hostia terrible” contra el muro podía hacer MMP. Pero no veía a Marta, habíamos quedado en ese kilómetro para recargar de nuevo.. y joder! no estaba!! Me puse nervioso, ni los gritos de media Sevilla que estaba en la calle, ni pasar junto a la catedral ni el ánimo de Adrián (Hijos del Running) me servían para dejar de pensar en los problemas que se avecinaban si no tomaba mas sales! Pese a todo, el ritmo era claramente mas alto del que llevaba en kilómetros anteriores, pero el miedo estaba ahí! En el 37 apareció Marta entre la multitud para darme otro gel y otra pastilla! Me salvó la vida! En un ataque de ansia viva casi le arranco el brazo para llevarme mi tessssooooroooo (cual Gollum con el anillo). Un poco mas adelante me encontré con Javi Álamo, se le notaba cansado. Le golpee suavemente esas nalgas pétreas que tiene y le di ánimos! -Voy cascado. Me dijo pero se me agarró a los talones como un titán que es. Al rato le oigo decirme que baja el pistón que no quiere petar. Me alegré, corrió con cabeza y fue otro que se llevó una MMP de Sevilla. Entrar en el parque del Alamillo y querer cortarme las venas fue todo uno. Del 38 al 40 no pensaba mas que en lo bien que estaría en casa, rascándome la barriga o quizá un poco mas abajo. De estos malos pensamientos me sacó Macu gritándome y sacándome una foto para el recuerdo. Aún con todo el cansancio acumulado y las malas sensaciones iba corriendo por debajo de 5 minutos el kilómetro, no podía creérmelo!

Km. 38

Del 40 al 42.195 (09’55”)

Ya estaba en el 40!! Increíble pero cierto,  los cabrones de los psoas y los aductores no me habían jodido la carrera. El amago de deshidratación no había pasado de eso, amago, y llevaba mejor ritmo del esperado. El estadio aparecía a mi izquierda y tenía que dar todo lo que me quedaba dentro, 193 ppm marcaba mi reloj,  pero daba igual.. petar a esa distancia no iba a acabar con mi MMP. Así que puse el “molinillo” en marcha y apreté los dientes y los esfínteres! Adelanté a Iñigo y me dio alas con sus ánimos. Casi llegando al estadio vi a Xuco, amigo de Venycorre, me acerqué sigiloso cual ninja por su espalda y le palmee las nalgas (joder que vicio tengo). Me sonrió y me preguntó si llegaba para entrar en meta con él, le dije que no… jijijiji.. y apreté un poco mas, sólo quedaban 100 metros para el estadio y quise ver cual era el tiempo que llevaba… no me esperaba que pudiera bajar de 3 horas 35′ (si no de que coño iba a decir yo que me rapaba) pero lo tenía ahí.. al alcance.. sólo había que acelerar un poco, pedirle un último esfuerzo a las piernas y al corazón y echarle un par de cojones. Bajé hasta la pista controlando para no dejarme los cuádriceps en el camino y cuando entré en el estadio sólo podía pensar en una cosa, en mi padre, en lo orgulloso que estaría de su hijo pequeño, orgulloso por ver que intento ser como el era, de luchar y trabajar por las cosas que quiero, por lograr mis objetivos.. Las piernas no daban para mas y el corazón tampoco, solo veía el arco de meta y notaba como adelantaba a compañeros que compartían mi mismo sueño…. Y así, llorando, riendo, apretando los puños, levantándolos al cielo en busca de mi padre y acordándome de todos los míos fue como entré en la meta. Una felicidad que no se puede explicar con palabras.

Mi reloj marcó 3 horas 34 minutos y 15 segundos. Lo había logrado! Esta vez Fílipides estaba a mis pies. Había hecho la carrera de mis sueños. Mejor aún de lo soñado, había sufrido, había disfrutado, había pasado momentos malos, buenos y muy buenos pero sobre todo había vuelto a vivir de nuevo otra vida de 42 kilómetros y 195 metros. ¿ Y ahora que Filípides? Estamos empate a 3!!

En la meta

Pasada la meta estaban tres compañeros, Julián que hizo MMP sin saberlo pero mereciéndolo (eres enorme Julián). También estaba Alberto, mi tocayo que hizo lo que ni el mismo esperaba corriendo en 3h25′ (bravo por ti, te lo mereces) y también estaba Alma. Me alegró casi mas que mi propia marca verla allí, eso significaba que había conseguido su propósito y se lo merece. Con mucho es una de las personas mas excepcionales que me he encontrado en mucho tiempo, el corazón, el entusIasmo y La generosidaD que pone en todo lo que hace se contagia y nos convierte en mejores personas a los que tenemos la suerte de compartir momentos con ella.Eres grande Alma!! El abrazo lleno de lágrimas que uno a uno, me di con ellos no se puede explicar con palabras, va mas allá de la emoción, siento no poder ni siquiera intentar transmitíroslo!

Una vez fuera del estadio poco a poco nos fuimos reuniendo todos los Drinkingrunners, casi todos con mejores marcas personales o debutantes en la distancia que se ganaron con creces el título de maratonianos! Luis, Robledian, Rafa, Lolo, Amalia, Chema, Miguel Ángel, Valentín, Roncero (enorme sabiendo sufrir hasta el final, eres un ejemplo), Ana, Rafa, Álamo, Pintos, Doc, Mario, Paco, Iri, Arantxa, Anita, Diego, Miguel Angel Burlado, Oscar Adán, Dani, Bernal, Luis, Isa y Beatriz de Coentrena y como no Pablo Sánchez Carmenado el Oh “Hamado” Líder!! (Disculpad si me dejo a alguien) De nuevo las lágrimas cayendo por doquier por todos los sentimientos que se desbordaban y explotaban fuera de nosotros. En verdad os digo amigos y amigas que mas Drinkingrunners parecíamos los KleenexRunners!! (Patrocinio ya copón!!)

Felices

No quiero olvidarme de tres amigos que no han podido estar en Sevilla por diversos motivos… Lanzas, Pola, Manu.. aunque no os calzarais las zapas, corristeis con nosotros!! Un abrazo enorme!

Y si creíais que esto había acabado, estáis muy equivocados… todavía faltan los agradecimientos…

Gracias a todos los Drinkingrunners y sus familias por estos maravillosos meses y este grandioso fin de semana. Sois de lo mejor que me ha pasado en la vida. Gracias por esos kilómetros andando para darnos ánimos. Gracias en especial a Sandra y Sara por las fotos. Y también a David!

Gracias a mi familia por estar a mi lado y apoyarme en mis locuras.

Gracias a Óscar de las Mozas, mi entrenador. Gracias a ti y al #EstiloCoentrena soy mejor corredor. Sin ti no hubiera conseguido llegar al nivel que estoy gozando de la salud que gozo. Te debo mucho! Y también a todo mis compañeros de Coentrena. Gracias por aguantarme todos los sábados! (Belén, Malaga caerá a tus pies)

Gracias también al gran corredor y mejor persona Carles Castillejo. Gracias Míster por todo el apoyo y por preocuparte de mi entreno pese a no estar llevando tu plan. Eres muy grande!

Gracias Pablo, sin ti nada de este proyecto de #KmsXalimentos sería posible. Somos un equipo, si, pero tu eres su alma. Tu haces que todo esto funcione. GRACIAS.

Gracias a Jose, mi hermano Cacahuete… Sé que siempre puedo contar contigo. Gracias por creer en mi mas de lo que yo mismo hago. Te quiero hermano.

Y sobre todo gracias a Marta. Gracias por aguantarme todo y mas. Por no tener nunca un NO en tu boca. Por estar en las buenas y en las malas. Te quiero!!

Y ahora si.. ahora podemos decir que esta crónica ha acabado. Podéis respirar tranquilos y tranquilas… pero no os confiéis, tengo mas retos en el horizonte… y si! Habrá crónica!

Se os quiere!

Alberto

@Albbarrantes

Un paso mas. Los 100/24 de Corricolari

Publicado: 10 de junio de 2013 en Carreras
Etiquetas:, ,

Después de mas de un mes vuelvo por estos andurriales para contaros mis aventuras y desventuras.. por suerte hay mas de las primeras que de las segundas.

Aunque desde Mapoma han sucedido cosas dignas de mención no ha sido hasta hoy en el que he encontrado ganas y tiempo para escribir (en que hora! estaréis pensando alguno/a). Entre aquel maravilloso 28 de abril y hoy he bajado mi marca de 10 K, el pasado 26 de mayo en la Carrera del Agua, hemos acabado con la primera parte del reto de #KmsXalimentos y sobre todo he empezado a preparar el objetivo principal de este 2013: la Madrid-Segovia.

Como primer acercamiento a la “ultra” había previsto correr los 100/24 de Corricolari. El año pasado ya la corrí haciendo equipo con Álvaro y Javi. Este año el reto subía, ya que en vez de correr 34 kms serían 50. Formaría pareja con mi “hermano” Jose Luis (lof yu broder) y junto a nosotros estarían Álvaro y Óscar que no pudo participar por lesión y al cual sustituyó mi cuñado Mario. También iban a correr Maria Jesús, Isa y Paco que reemplazaba en el último momento a María también lesionada.

El viernes no albergaba buenas sensaciones respecto a lo que se me venía encima al día siguiente. Después de la paliza que nos metió Álvaro por la sierra el sábado anterior (33 km con +1800 de desnivel) y sobre todo después de haber hecho el “canelo” entrenando el jueves (no os cuento lo que hice pues despejaría toda duda sobre mi capacidad mental) tenía las piernas cogidas con alambres (metatarsos muy doloridos y gemelo izquierdo semi-contracturado). Aún así sabía que iba a disfrutar aunque sufriera.

El día amaneció fresco, muy fresco para la época del año en la que estamos, pero casi mejor que el calor sofocante del año pasado. Marta nos acercó a Colmenar a Álvaro a Mario que empezaban el primer relevo, y a mi. Allí nos encontramos con María Jesús que haría el primer relevo de 34 kilómetros y con Isa que hacía el segundo.IMG_4621

A las 12:00 en punto dieron la salida y mas de 1000 personas se pusieron en marcha! Muchos corredores, algunos solo corrían los 34 primeros, otros marchadores y también ciclistas que tenían un límite de 10 horas para los 100 kms.

José llegó pasadas las dos y procedimos a tomar un frugal almuerzo… unos bocatas, un poco de fruta acompañada de toda clase de chistes y chascarrillos. El megáfono empezó a hacer de las suyas con los corredores que iban llegando con el público y con los chicos de la organización. Hay que ver! cuanto mas se acerca la hora de la verdad mas tonterías digo.. y si encima me junto con otro espécimen como José la cosa se puede poner muy fea!

Poco después de las cuatro y media llegaron los tres campeones a Colmenar. Isa tomó el relevo a María Jesús. La “bajada” hasta Tres Cantos esperaba y a Mario y Álvaro aún le quedaban 16 kilómetros para acabar su parte . Después de un pequeño refrigerio y de algún cambio de ropa partieron raudos hacia su objetivo.

María Jesús nos llevó a Jose y a mi a Tres Cantos, allí ya esperaba Paco. En principio iba a hacer el último relevo del equipo de las chicas (29 kms) pero finalmente se animó a correr los 50 también. Aquí hago un pequeño inciso para darle las gracias a Paco! No sólo por sustituir a María con tan poco tiempo de margen y hacer el esfuerzo de correr después de haber participado esa misma mañana en la Media Maratón de la Naturaleza en Hoyo del Espino sino también por aguantar los 50 kms con una sonrisa en la cara! Eres un CRACK!

Mas o menos sobre las siete llegaron a Tres Cantos Mario, Isa y Álvaro! Nosotros estábamos ya preparados con las mochilas cargadas, las zapatillas a punto y el megáfono aparcado en el coche (mucha tralla para el pobre tantos kilómetros). Unos momentos de descanso para Isa que ya llevaba 16 Kms y partimos rumbo a San Sebastián de los Reyes, la siguiente parada y punto de control de la carrera.IMG_4637

Empezamos tranquilos, trotando en las bajadas y los llanos y andando rápido en las subidas. Ese sería nuestro ritmo objetivo durante los 50 kilómetros. En distancias así hay que ser conservador y mas siendo la primera vez. Hay que decir que pese a llevar 21 kms en las piernas de la media maratón tuvimos que echar el freno a Paco en mas de una ocasión, el tío es un galgo! También hay que destacar que Isa pese a no haber entrenado larga distancia este año se comportó cual campeona que es derrochando sonrisas durante todo el recorrido y acabando su parte mas fresca que una rosa!

En cuanto empecé a correr las molestias se pasaron y las dudas quedaron a un lado. Desde que salí de Tres Cantos estaba convencido de que podría acabar, no se donde salía esa confianza, pero ahí estaba y no pensaba desaprovecharla.

Los caminos subían y bajaban, a veces pistas anchas, otras veces sendas estrechas entre cientos de encinas. Pasamos a través de una urbanización y flipamos con los “chaletes” de los payos! La noche empezaba a caer sobre nosotros y “Sanse” ya estaba mas cerca. Allí Isa acabaría sus 39 kms y nosotros seguiríamos otros 27 hasta Colmenar.

En San Sebastián esperaba Maria Jesús para recoger a Isa. Otra parada técnica. Rellenar bidones de agua, tomar una barrita y ponernos el cortavientos ya que la temperatura había bajado. Sacamos los frontales, ellos nos guiarían en la oscuridad. Reconozco que estaba algo nervioso, era la primera vez que corría de noche y no sabía como iba a reaccionar mi maltrecho equilibrio en la oscuridad.IMG_4657

Tardamos un poco en coger el ritmo después de la parada, pero una vez entrados en calor volvimos a nuestro ritmo de crucero. Las risas y los chistes seguían mientras seguíamos sumando kilómetros. Las piernas respondían y los ánimos iban intactos. El frontal alumbraba cual encendido de la Feria de Sevilla y las sensaciones eran casi como correr de día!

Quedaba el nuevo paso por Tres Cantos que según José y Paco se hacía un poco duro por lo monótono de ir y volver por el mismo camino. Tuvimos que cruzar dos veces la carretera de Colmenar y recorrer casi 2 kms por las calles de Tres Cantos para llegar al punto de control.

Una vez allí tocó cargar agua de nuevo (aunque hay otros avituallamientos por el camino), quitarse la tierra de las zapatillas y comer un poco para afrontar los últimos 14 kilómetros. Llevábamos ya 36 en las piernas y quedaba la subida hasta Colmenar.

Salimos con muchas ganas, sobre todo de acabar cuanto antes… Subiendo a paso muy vivo para volver a cruzar el puente sobre la carretera de Colmenar. Una ligera bajada de dos kilómetros permitía correr de nuevo. Las piernas y las fuerza respondían y me despegué de un poco de Paco y José. Unas luces en el camino indicaban el penúltimo avituallamiento, era el Km 40. Allí volvimos a encontrarnos, sorbito de agua, un par de chascarrillos con el voluntario (gracias a todos por vuestro esfuerzo) y a seguir corriendo.

Cuanto mas nos acercábamos a Colmenar mejor me encontraba. Las fuerzas estaban casi intactas y aunque tenía bastantes molestias en las piernas, la cabeza y el corazón estaban fuertes. Volví a marcar un buen ritmo que me separó de nuevo de mis compañeros. El cuerpo me pedía estar solo en esos momentos, la barrera de los 42 kilómetros había caído. Ya era ultramaratoniano o ultrarunner o ultraloquesea!!

En ese momento todo lo que quedaba era subida, aderezada con el cruce varios riachuelos, lo que hizo muy divertida esa parte. El ritmo no decaía e incluso en algunos tramos era capaz de correr en las subidas. Eso si, cuando encaré la cuesta del Cementerio de Colmenar dejé de correr para seguir andando. Arriba, ya en la entrada del pueblo con las luces de las farolas esperé a Jose Y Paco. Sólo quedaban 3 kilómetros.

Estabamos en Colmenar y corrimos por las calles y aceras los tres últimos kilómetros. Algunos de ellos (en bajada) a ritmo “caribeño”. El olor de la meta y las luces de la pista de atletismo nos empujaban a dar todo lo que nos quedaba dentro. Entramos juntos en la pista y dimos la vuelta de honor de nuevo entre risas! Foto final y recogida de los diplomas de finisher entre sonrisas y abrazos. Ducha rápida, cambio de ropa y de vuelta a Madrid.

Acabamos la noche a eso de las 4 de la mañana en el Mcdonald’s de Santa Eugenia recuperando fuerzas!! Madre mía del amor hermoso como sienta una hamburguesa con patatas a esas horas!!

Esta ha sido la crónica de los hechos. Los sentimientos que viví durante las mas de 7 horas que duró la aventura son mas difíciles de plasmar.

Fue Emil Zátopez quien dijo “Si quieres correr, corre una milla, si quieres experimentar una vida diferente, corre un maratón”. Creo que después de 5 maratones y de esta carrera de 50 kilómetros puedo decir que he sentido y he vivido esa vida diferente.IMG_4668

Durante el tiempo que estuve corriendo el sábado no hubo nada que no fuera eso, correr. Podría decir que fue como vivir una vida distinta durante 7 horas, la ilusión y nervios del comienzo, la felicidad al ir pasando los kilómetros compartidos con gente a la que quieres, el sufrimiento cuando las piernas empiezan a quejarse y el cansancio hace mella en ti. De nuevo la felicidad al ver que la meta se acerca y como no, la pena al acabar. Pena por saber que algo que has estado esperando tanto tiempo y que has disfrutado de una manera tan intensa ha terminado pero también de nuevo sientes la alegría de saber que pronto habrá nuevos retos por los que luchar y superar.

Ahora hay que seguir trabajando para en septiembre poder disfrutar y poder superar un nuevo reto. Seguro que nos encontraremos en el camino

Un abrazo familia!

@Albbarrantes alias El tío del Megáfono.

Nota del autor:  Quiero dar las gracias a todos los que seguís apoyándome. Sobre todo a Marta que me aguanta lo inaguantable y a José, el mejor amigo que se puede tener.

 

 

Mucho mas que un Maratón

Publicado: 1 de mayo de 2013 en Cacahuetadas

He dejado pasar un par de días antes de ordenar las ideas y sentimientos que me dejó la carrera del domingo. Quizá si hubiera escrito la crónica el mismo domingo hubiera causado la muerte a varios lectores con problemas de diabetes, demasiada “azúcar” condensada en unos cuantos párrafos. Aún así creo que será una crónica altamente empalagosa ya que todavía sigo en mi “nube”.

Advierto ademas a los lectores que esto va pa largo (un scroll para cerciorarte os vendría bien). Así que estás a tiempo de marcar la X de arriba a la derecha y seguir con lo que estabas haciendo (el que avisa no es traidor). Si por el contrario eres de los valientes, acomódate y toma un refrigerio para el camino que te espera.

He pensado varias veces (aunque no os lo creáis) como empezar esta crónica. Son tantas las cosas que quiero contar que se me amontonan en la cabeza (espacio hay de sobra), que no se por donde comenzar. Quizá lo mejor sea dejar que el corazón hable y que sea él el que guíe a los dedos a través del teclado.

Todo empezó a finales de diciembre o principios de enero, cuando una panda de zumbados nos unimos en un grupo de “guasap” (mucho cuidado con estos grupos, los carga el diablo). Empezamos a pensar que estaría genial correr el “Mapoma” (para mi es y será Mapoma “forever”) todos juntos, en plan #run4fun. A partir de esa primera idea se creó una especie de “braingstorm” que dejaría en ná al huracán Paquito! Muchos vosotros ya sabéis que nació de ahí, si, #KmsXalimentos! No os voy a hablar de eso hoy, pero quiero deciros que para mi es una de las cosas mas importantes y bonitas que me han pasado en la vida. Gracias a esta iniciativa he conocido a gente maravillosa a mucha de la cual ya la considero parte de mi familia. Os Hamo!!!

Los meses que siguieron a la decisión de correr Mapoma transcurrieron entre entrenamientos, quedadas solidarias, participación en carreras y también un hecho que me ha marcado profundamente: conocí a mi megáfono! Fue en la Media Maratón de Madrid y desde entonces somos inseparables. El me amplifica y hace que mi voz llegue a lugares inusitados e inesperados. A cambio yo cuido que no le falten pilas, que su carcasa esté siempre lustrosa y le acuno en mis brazos durante las carreras en las que participamos… Gracias a el me he convertido en “El Tío del Megáfono”.Caricatura

El sábado después de una gloriosa comida de equipo-familia en el Hotel Europa (gracias @javi_pintos), donde tuvimos el placer de compartir mesa y mantel con el gran devorador de natillas y mejor atleta Carles Castillejo, me retiré a mis aposentos para preparar todo de cara a la carrera. Camiseta, pantalones, camiseta térmica, manguitos, medias compresivas, gorra, buff (no es una exclamación, es como una braga, pero no de mujer, vamos, una cosa que se pone en el cuello, no, una bufanda no, mas fino, no, para ir de fiesta no, fino de tela, digo.. bueno, eso una cosa pal cuello y punto!!), geles, vaselina, portadorsal… Todo estaba listo.

Y quizá en este punto la crónica de mi maratón hubiera acabado….  A eso de las nueve recibimos una llamada en casa, la abuela de mi mujer estaba muy grave, ingresada en la UVI. Salimos pitando para La Paz. El médico nos dijo que la situación era bastante complicada, un problema después de la operación de cadera del jueves había producido una acidosis. Por suerte la habían estabilizado. Salimos del hospital pasadas las once de la noche. Yo ya había desconectado del maratón. No iba a correr. Tenía que estar al lado de la familia, pero mi mujer me dijo que no, que tenía que hacerlo, no se podía hacer nada mas que esperar y que después de todo el esfuerzo realizado tenía que correr si o si.

Me acosté tarde, casi sin cenar (el estomago no estaba para juergas), el sueño no venía… Se juntó todo, las emociones del día, la mala noticia, la preocupación y los nervios previos a la carrera. Bonito cocktail para pasar una noche previa al maratón, pero es lo que hay, ciertas cosas no se pueden controlar.

El despertador sonó a las 6:20. Ducha rápida para despejarme, desayuno casi nulo (vaso de Aquarius y rebanada de Pan Bimbo a palo seco), el estómago seguía cerrado. Camino del metro, casi de noche aún, con viento y frío no dejaba de pensar en la abuela de Marta, no tenía noticias y no estaba para nada animado a correr. Ya en el metro veo los primeros corredores, imagino sus ilusiones, sus nervios, sus miedos. Hoy yo no los comparto, no pienso en la carrera, estaba “off”.

Llego a Cibeles, me encuentro con Óscar Adán, no puedo evitar contarle lo que me pasaba, me da ánimos, todo va a salir bien me dice (muchas gracias compañero). Llegamos juntos al punto de encuentro, nos empezamos a reunir todo el equipo, empiezan las bromas, los chascarrillos, todos intentan sacar los nervios fuera. Llegan mis cuñados y mi mujer, les pregunto si hay alguna novedad, nada, la abuela sigue igual. Mi mujer me dice que intente disfrutar. No se si podré, sigo agarrotado, tenso, sin ganas. Llega Jose, me da una abrazo, me pregunta, me da ánimos, siempre está cuando le necesito, es mas que un amigo, el lo sabe.drinking

Después de mas fotos, de mas chascarrillos y de dejar las bolsas en el ropero nos encaminamos a la salida. Nos colocamos atrás, no hay prisa. Alguien me pone el megáfono en la mano. Y decido que hay que vivir ese momento, intentar disfrutar mientras pueda y esperar que la situación mejore (a día de hoy la abuela sigue ingresada y mejora lentamente).

Después del emotivo minuto de silencio en homenaje a las víctimas del Maratón de Boston, me abrazo uno por uno con todos los componentes del equipo. Sin duda uno de los momentos mas emotivos que he vivido en una carrera. Instantes después el megáfono y yo empezamos a amenizar la espera hasta pasar por el arco de salida. Saludos al público, momento procesión con redoble de tambores y trompeta y guiños a nuestros colaboradores.

Casi diez minutos después de darse la salida pasamos por la alfombrilla que hace sonar nuestros chips! De inmediato el corazón sufre un ligero vuelco, ya no hay marcha atrás! Por delante algo mas de 42 kilómetros para disfrutar de todo el trabajo realizado. Pronto se forman varios grupos, Rafa, Lanzas y Capi algo mas rápido se adelantan al igual que Mario y Vir (que corre la Media). Jose, Javi Carmona, María, Iri y Arantxa se marcan un ritmo mas tranquilo. Entre medias quedamos Pablo, Javi Pintos, Javi Álamo, Oscar, Doc Mascías y servidor junto a Manuel que nos acompañó hasta la media.

Los primeros kilómetros pasan en la subida hasta Plaza Castilla. El megáfono y yo vamos a nuestro rollo, broma por aquí, saludo por allá. El suave ritmo que llevamos lo permite. Enel kilómetro 6 se produce el primer momentazo del maratón. Están mi madre, mi hermana, mi cuñado (este maratón va por ti también, luchador!) y mi sobrino. No puedo evitar detenerme a darles un beso… El corazón a mil… Salto de nuevo a la carrera para re-engancharme al equipo que ya han aligerado un poco el ritmo.

Desde ahí hasta el kilómetro 10 el recorrido ni fu ni fa, calles con poca animación y el frío y el viento que sigue haciendo de las suyas. Seguimos animando con el megáfono y nos encontramos con la visita sorpresa de Ana Bados y Cristina que están corriendo la media (muy grandes chicas!!). En esas el Doc me arrebata de las manos a mi querido megáfono, bueno no, miento, la verdad es que se lo cedo gustosamente. No voy fino, aunque el ritmo es muy asequible, en torno a los 6’/km, el estomago sigue dando guerra, los nervios y el frío están pasando factura. Los pensamientos negativos empiezan a acudir, rememoro los últimos revolcones que me ha dado el Sr. Maratón y me parece que hoy podrá de nuevo conmigo.

Los kilómetros siguen pasando, el estómago sigue haciéndose notar, las piernas no van finas y el viento racheado me está matando. Pasamos por el final de Guzmán el Bueno y allí los gritos de la familia de Pablo me dan un buen empujón. En Alberto Aguilera alcanzamos a Paco, que ha salido un poco mas adelante y está corriendo con mucha cabeza. Le adelantamos y enfilamos Fuencarral. Se ve la Gran Vía al fondo, giro a la derecha y grandiosa vista!! Correr por Gran Vía es mas que emocionante, son unos cientos de metros pero impresiona. Allí esta Raimundo animando y tomando fotos.Gran Via

La bajada hasta Sol es impresionante, la calle Preciados llena de gente animando y cuando entras en la plaza… buuuaaaaahhhh!! IMPRESIONANTE!! La música a tope, la gente animando como si no hubiera un mañana.. espectacular, en serio. Enfilamos la calle Mayor y allí segundo momentazo. Están mi mujer, mi sobrina en su carro y de nuevo mi madre, mi hermana, mi sobrino y mi cuñado! Subidón que me da de los buenos.. El estómago parece que ya no molesta. El gel del kilómetro 10 ha caido bien y solo voy tomando agua, el Powerade azul y yo tenemos una relación de odio-odio!

La media maratón se acerca, el ritmo es bueno, cercano a un sub 4 horas que hasta ahora ni me planteaba.  Antes de cruzar la Media Maratón se nos unió Guillermo que me acompañó y sirvió de guía hasta el final de la carrera (millones de gracias). Aquí quiero mencionar como el padre e hijo de Pablo nos acompañaron casi dos kilómetros de carrera animando. Impagable lo que te hacen sentir cosas así. Además aprovechamos para dejar al megáfono con el padre de Pablo. Se que para muchos puede ser una decepción, pero por ahora no está entrenado para un maratón. Aún así cumplió dignamente en la media.

Ahora corríamos con la compañía de Guillermo, Pablo, Pintos y yo. Doc había salido danzando al paso por la media y Álamo y Óscar se habían descolgado hacía un par de kilómetros. En la Avda. de Valladolid se nos unió Álvaro. Había ido acompañando a Mario hasta hacía un rato y ahora estaba allí. Al rato se dejo caer para esperar a Jose y Javi Carmona, con los que fue hasta la meta. Grande Álvaro!.

A estas alturas las molestias estomacales eran agua pasada, las piernas iban cargadas como los cubatas de Massiel, pero mi cabeza y mi corazón me pedían guerra. Estaba ya en terreno conocido. He hecho varias veces la segunda media acompañando a amigos y se lo que es. Aún así no tenía miedo, tenía ganas de apretar, de probarme. Las dudas, los nervios, la incertidumbre de los primeros kilómetros no existían.

Alcanzamos a Mario justo en la entrada de la Casa de Campo. Iba fresco, con fuerzas. Le dije que regulara que quedaba lo mas duro. Y en ese momento pensé que si yo me sentía tan bien, tendría que regular las fuerzas y guardar para el final. Peeeeerooooo, el corazón es traicionero y las piernas se pusieron a correr al ritmo que marcaba el corazón y no la cabeza. Poco a poco empecé a subir el ritmo. Le dije a Guillermo que me fuera cantando los ritmos para ver como iba. No lo he comentado antes, pero mi reloj se había quedado en el bolso de mi mujer sin bateria. Equipo en CdC

Los kilómetros en la Casa de Campo lejos de hacerse tediosos me gustaron, me veía fuerte, iba adelantando gente. Las piernas respondían, con dolor, pero respondían. En el 30 alcancé el globo de las 4h15′. Allí iba Maria Caballero, que debutaba. Se le veía muy entera. Al verla sabía que iba a acabar muy muy bien su primer maratón. Adelanté al grupo y me dirigí a la salida de la Casa de Campo. Esa subida me encanta!! Guillermo me preguntó si quería que me abriera paso, pero le dije que no. Apreté desde abajo! Me sentía pletórico!! Por el rabillo del ojo pude ver a Lolo que estaba esperando a Arantxa para acompañarla hasta meta y a Loli ( otra amiga de #mujeresquecorren) dando ánimos!

Quedaban 10 kilómetros de los cuales 7 son muy muy duros y eso Guillermo lo sabe. Volvió a cantarme tiempos y a decirme que regulara, que iba muy fuerte. Seguía adelantando a mucha gente. Las piernas dolían a rabiar así que dejé de pensar en ellas. Cruzamos el Manzanares y bajamos a Virgen del Puerto con la vista puesta en la espalda de Doc que de repente había aparecido entre la multitud de corredores. Le enganché antes de llegar a la Calle Segovia. Otro que debutaba y que se zampó el maratón con patatas!

La subida de la calle Segovía la hice también muy fuerte con Guillermo controlándome. Sabía que quedaba el final, lo mas duro de Mapoma, pero también sabía desde hacía algunos kilómetros que ese era mi día. Las piernas no iban a fallar y la cabeza y el corazón se habían puesto de acuerdo para llevarme a la meta en volandas.

Los kilómetros pasaban casi sin darme cuenta, no se me hicieron eternos como en otros maratones. Guillermo seguía echándome el freno en algunos momentos para que no me desbocara, pero no podía. Al paso por Atocha y después un pequeño incidente con un peatón que se  cruzó me dijo que donde iba a 4’50!! “Pues a la meta”! le contesté. Aún así baje un poco para no llegar muy acelerado a Alfonso XII.

El giro a la izquierda y el primer repecho es mortal con casi 40 kilómetros en las piernas, pero yo los subí mucho mas fresco y rápido que el día de la Media Maratón. Le pregunto a Guillermo que a que ritmo vamos, me dice que a 5’15. Pienso que no está nada mal para acabar y sigo apretando un poco. En esas me giro y veo de nuevo a Raimundo entre el público. El día anterior me dijo que quería ver que cara llevábamos en Alfonso XII como queriendo retarnos. Aquí os dejo la muestra!IMG_4376
Solo queda kilómetro y medio! Y de nuevo veo a mi mujer, mi madre, mi sobrino y mi hermana, además de mi cuñada que están ahí pasando frío! Lo que me faltaba!! Otro subidón!! Sonrisa!! Y otra vuelta de tuerca al ritmo! Ya ni pregunto como vamos, creo que el sub 4 horas está en mi mano. La Puerta de Alcalá me saluda al pasar y afronto la última subida. Las piernas no pueden mas, pero cuando ellas no pueden siempre se puede sacar fuerzas de otras partes del cuerpo! (Os lo tengo que explicar??)

Paso veloz el 41, saludo a las grandes Cristina Mitre, Clara y Eva ( mil gracias por las fotos)! Antes de entrar al Retiro está Ana (Voltereta) con sus niñas animando! Guillermo se despide con unas palabras que no olvidaré: “este momento es tuyo”.IMG_4378

Pero se equivocaba, ese momento era mío si, pero también de él. Y de mi mujer por aguantarme como me aguanta. Y también de muchos otros. De mi padre que no me vio nunca acabar un maratón, de mi cuñado y mi hermana que son dos luchadores, de mi madre que nos cuida cada día, de mis suegros que son como unos segundos padres para mi. Es por supuesto de mi amigo Jose, que es mas que un hermano para mi. Es de toda la familia de Drinkingrunners (Javi Pintos, Javi Álamo, Javi Carmona, Rafa, Lanzas, Capi, Javi Pola, Iri, Maria, Arantxa, Lolo, Paco, Nacho, Espíritu, Luis, Javi Largo, Oscar Adán y como no Pablo!) sin vosotros esto no hubiera sido posible. También de Óscar de las Mozas que me ha entrenado y confiaba en mi mucho mas que yo mismo. Y como no era un momento también de la abuela de Marta…

Muchísimos sentimientos se entremezclaron en mi cabeza. Pero sobre todo uno. Estaba orgulloso de mi mismo! Por haber dado todo lo que llevaba dentro por haber creído en mi, por no haberme dejado llevar por el desaliento en los primeros kilómetros y por haber luchado hasta el final. Hoy, después de tres dolorosas derrotas, le había ganado al maratón. 3-2 colega! todavía tengo que remontarte, pero no te confíes, cada día que pasa soy mas fuerte!

Al final 3 horas 54 minutos y 13 segundos. No es mi mejor marca pero si la carrera que mas contento me ha dejado nunca.

Hoy, tres días después sigo feliz, muy muy feliz. Y aunque la vida continua y nunca sabes que te puede traer al segundo siguiente, ya nadie podrá quitarme lo vivido el domingo.

El camino sigue y ya vislumbro los siguientes objetivos que afrontaré con mas ganas que nunca.

Mil gracias a todos y todas los que estáis ahí. Os quiero!

@AlbBarrantes

Media Maratón de Fuencarral

Publicado: 10 de febrero de 2013 en Carreras
Etiquetas:, , ,

Puede que todavía tenga las endorfinas revolucionadas o puede que esté sufriendo un ataque de “Hamor” de runner, pero puedo afirmar sin miedo a equivocarme, que he pasado una de las mañanas mas divertidas en mi vida como corredor popular! Hoy hemos debutado en una carrera formando parte del equipo @Drinkingrunners  y la verdad es que no ha podido ser mas entretenido y ameno.

Os preguntaréis si el Club Son Dos Cacahuetes ha sido absorbido por estos corredores bebedores o si nos hemos cansado de llevar nuestro nombre por las innumerables carreras que adornan el calendario madrileño e incluso nacional. Incluso puede que penséis que vamos a desaparecer para siempre jamás!! Nada mas lejos de la realidad, simplemente estamos colaborando con lo que creemos que es un gran proyecto solidario. 

El proyecto del que hablo combina nuestra pasión por correr y la necesidad de hacer algo por esa gente que lo está pasando peor que nosotros. De esta forma y de la manera mas insospechada nació la idea de #KmsXalimentos, donde un grupo de 22 corredores y con el Maratón de Madrid como objetivo sumarán los kilómetros que recorran en cada carrera para cambiarlos por kilos de alimentos. Facil, verdad? Pues si te apetece colaborar pincha un poco mas arriba e infórmate de como hacerlo. (Momento publicitario patrocinado por A tu Ritmo de Vinilo FM2013-02-10 18.58.47

Después de este inciso y como os comentaba, hoy debutábamos con el equipo de #KmsXalimentos y el escenario elegido era ni mas ni menos que la Media Maratón de Fuencarral. Conocido en el mundillo de los corredores populares madrileños por su perfil rompepiernas sobre todo desde el kilómetro 12 donde se afrontan un par de subidas largas y con bastante desnivel (jodidas que te cagas vamos..), aunque después del Trail del Serrucho, tampoco íbamos a asustarnos mucho…. o si….

Nos hemos presentado en la salida un buen número de componentes del equipo dispuestos a dejar el pabellón bien alto y sobre todo a disfrutar de una mañana de #Run4Fun. Javi, Álvaro y yo representaríamos a  los Cacahuetes junto con amigos de Coentrena y como no el equipo @Drinkingrunners. Un pandilla de zumbados de los buenos para recorrer 21 kilómetros!

Después de las fotos de rigor, nos hemos situado en la salida, justo detrás del último.. y ya desde ese momento la animación ha sido la nota predominante. Según pasamos el arco de la salida, el típico chascarrillo que aparece en todas las carreras: “Falta mucho para llegar??” y por supuesto otro cuando aún no hemos arranco siquiera a correr “A este ritmo aguanto, mas rápido no”, como podéis comprobar un autentico festival del humor!!

Y de esta manera ha discurrido la primera parte de la carrera, aprovechando que había mas bajadas que otra cosa, los chistes, chanzas, canciones y demás comentarios jocosos entre nosotros y otros corredores han sido la nota predominante. No quiero olvidar la llamada de Pablo allá por el kilómetro 11 que ha sido recibida con jolgorio y zapafiesta entre nuestras filas, con todo nuestro cariño le hemos despedido con una bellísima canción a capella, algo así decía como… “Pablo jod… Pablo jod… Pablo jod….” (al mas puro estilo hooligan). Aun así quiero decir que le “hamamos” profundamente y le honramos cada minuto del día. 2013-02-10 09.34.09-1

No quiero olvidarme del momento patriótico vivido al paso por los cuarteles del Pardo, donde con todo nuestro respeto y afinando todo lo que es posible mientras se corre al vertiginoso ritmo de 5’40/Km, hemos “cantado” el himno nacional emocionando y llenando de “oggullo y satigfacción” a todos los presentes.

Después de la fuerza e ingenio derrochado en los 12 primeros kilómetros, ha llegado el primer susto del día en forma de cuestón, si cuestón, no cuesta ni cuestita, cuestón!! Giro a la derecha y zas!! en toa la boca!! Llegados a este punto y con una sonrisa todavía en la cara cada uno se ha marcado un ritmo para pasar por el “infierno” de la mejor manera posible. Eso si, aún nos sobraba resuello para seguir amenizando el camino. Si no nos han expulsado de esta carrera, no creo que lo hagan de ninguna, eso es así!

Una vez superados 4 kilómetros de subida con algún pequeño descanso, hemos alcanzado el último avituallamiento. El terreno nos daba un respiro y la bajada hacía que los pulmones y el corazón tuvieran tiempo de irrigar otras partes de nuestro cuerpo que no fueran las piernas. Con ese oxígeno y sangre extras en nuestros cerebros hemos vuelto a hacer las delicias de quienes en esos momentos nos rodeaban interpretando bellas canciones del repertorio popular como “Un pueblo es” o “Mi jaca galopa y corta el viento”. La mañana dominical sin duda alguna iba a mas cada kilómetro que pasaba!

Todo eran risas hasta que pasado el kilómetro 18 nos hemos encontrado con la última cuesta, señora doña cuesta (es de las que imponen respeto), aquí si que cada uno se ha encomendado a quien buenamente ha podido y ha tirado para arriba de peor o mejor manera. Yo he aprovechado mi estado de forma espectacular, con esa zancada extraordinaria (cual keniata desteñido) y ese braceo incomparable para romper el grupo y cabalgar hacia meta como alma que lleva el diablo (cualquier parecido con la realidad es pura casualidad).

He entrado en meta en 1 hora 57 minutos, clavando el objetivo del autobús que era bajar de 2 horas o estar en dos horas muy bajas. La mayoría hemos rondando esos tiempos excepto, Álvaro que ha vuelto a demostrar su motor diésel haciendo 1 hora 45, mismo tiempo que Rafa y Lanzas de @Drinkingrunners (otros dos fuera de series). 2013-02-10 11.20.48

Para rematar la mañana y después de hidratar nos convenientemente con un par de cervezas o refrescos (según gustos), Pastelería Marvi nos ha obsequiado con unos mini-donuts rellenos de crema que han hecho que a mas de uno se le saltaran las lágrimas.

En resumen: hoy ha sido una de las  mejores mañanas de mi vida como corredor popular. El único lunar ha sido que mi hermano Cacahuete José Luis no ha podido estar a mi lado.       De  haber estado, la mañana podría haberse considerado como perfecta.

Gracias por vuestro tiempo!! Nos vemos y mientras tanto a seguir sumando #KmsXalimentos!

Alberto (@AlbBarrantes)

I Trail del Serrucho

Publicado: 21 de enero de 2013 en Carreras
Etiquetas:

Cuando Álvaro (@DonAlvaroGT) nos habló de esta carrera a los Cacahuetes, yo no las tenía todas conmigo, bueno, ni todas ni ninguna. Un trail a principios de año, con frío, con mas que posible lluvia, con barro y con las patas todavía cogiendo ritmo después de Donosti. Directamente le dije que si sabia contar que no contase conmigo…  2013-01-20 15.23.47

Peeeroooo, como uno es un facilón para esto del correr ( para otras cosas me resisto mas, pero poco mas eh!) al final acabé claudicando e inscribiendo me. Y no solo servidor de ustedes, también entraron al trapo (cual morlacos que son) Javi (@JaviKarmona), Jose (@jslaraj) y Amalia, que se apunta a un bombardeo. Además de estos Cacahuetes se unieron a la aventura compañeros de entrenamientos de Coentrena, María (@mariaferreira01) e Isabel y Óscar (@oscarac07) del grupo de @Drinkingrunners. Al final se había montado un buen equipo.

Equipo

Los días previos a la carrera una Ciclogénesis explosiva (algo parecido a cuando voy al baño) recorrió la geografía ibérica. Lo que viene a significar que estuvo cayendo la del pulpo por la zona de la carrera. Eso suponía que los caminos iban a estar pelín embarrados, esta situación junto al perfil mas bien complicadillo (de ahí lo de Serrucho) iba a hacer que la carrera se previera muy “entretenida”.

 

El día amaneció frío, algo por otra parte lógica en pleno mes de enero, el viento de la noche anterior parecía haberse calmado y solo algunas nubes de un color nada halagüeño ponían un ápice de duda en el ánimo. A las 7:30 apareció Jose a buscarme y junto a Amalia nos fuimos a por Álvaro. Solo un poco mas tarde de las 08:30 estabamos en Alalpardo. Aparcamos y nos fuimos a por los dorsales.

Quiero parar un momento aquí y hacer una mención muy especial a la organización de la carrera: Alalpardo Running Team. En los mas de 6 años que llevo corriendo y participando en carreras, puedo decir que el I Trail del Serrucho se lleva un lugar muy muy especial en mi corazón. Se nota el cariño con la que se ha preparado, pensando en el corredor y en su comodidad. Desde estas humildes lineas quiero agradecer todo el esfuerzo que habéis hecho para que la carrera sea todo un ÉXITO.

Después de recoger los dorsales, despojarnos de algo de ropa (no mucha, que hacía una “rasca” importante), de los correspondientes chascarrillos y coñas marineras, nos dirigimos hacia la salida de la carrera situada en la plaza de toros. Momento de fotos con todos los conocidos que también iban a participar en la carrera… Runners de Barrio, 4 Pipas, y demás conocidos de Twitter y Facebook. Un placer coincidir con tanta gente buena!!

Así que allí estábamos 300 valientes esperando el cohete (o “cobete” en Albaceteño) que nos marcaba la salida!! Salimos de la plaza de toros, curva hacia a la izquierda y ligera subida por asfalto hasta encontrarnos con los caminos por los que recorreríamos los casi 23 kilómetros. Según planté el pie en la tierra el barro se agarró a la planta de mi zapatilla, que sensación mas placentera (note se la ironía en mis palabras), correr con medio kilo de tierra arcillosa pegada a cada uno de tus pies…2013-01-20 10.04.30-1

Los primeros 6 kilómetros picaban de subida, con un pequeño descanso sobre el km 3, pero acabando en un “cuestón” que preferí subir andando. Para entonces ya nos habíamos separado unos Cacahuetes de otros. Jose y Amalia tiraron cual posesos desde el principio, Álvaro y yo nos quedamos a un ritmo tranquilo y Javi junto a Óscar e Isa y María prefirieron un ritmo mas cómodo aún. En el 6 estaba el primer avituallamiento, un sorbo de isotónica y “pa alante”.

Después llegamos a la parte que quizá mas me gusto de la carrera, continuas subidas y bajadas con algunas cuestas importantes, pero en las cuales me sentí genial, subiendo bastante ligero y controlando en las bajadas. Iba intentando controlar mi pisada, mi zancada, relajando brazos en resumen, intentando correr fluido ( y hubo por lo menos 200 metros en que así fue). Gocé muchísimo esa parte… Subiendo

Tras una bajada un poco mas larga y pasado el kilómetro 10 apareció ante nosotros el segundo avituallamiento y OMG ( “oh dios mio!!” en tuitero) lo que allí nos encontramos tendría que entrar en los manuales de avituallamiento de cualquier carrera que se precie, además de los liquidos pertinentes, agua e isotónicas, había un porrón de vino… y mejor aún hablando de aportes sólidos… frutos secos, queso, membrillo, jamón, tortilla de patatas, chocolate, golosinas… Estuve a punto de pedir una mesa y quedarme tomando el aperitivo.Avituallamiento 2

Aunque el avituallamiento fue fantástico, este me rompió el ritmo que traía. De aquí al km 15 nos encontramos con el terreno menos divertido de la carrera, rectas largas en un falso llano donde pegaba el viento. Pese a todo, cogí de nuevo ritmo y empecé a acelerar un poco, Álvaro seguía a mi vera (siempre es un placer correr contigo) y llegado al km 15 me dejó mas tirao que una colilla. Todas las buenas sensaciones habían desaparecido en poco mas de 4 kms tras el avituallamiento, ¿¿me había desfondado??.

Tuve que andar buena parte de la subida hasta el km 16 donde estaba el último avituallamiento, me tome un gel que llevaba, bebí un vaso de agua y seguí trotando y caminando hasta pasado el km 17 donde comenzaba una larga bajada. Las sensaciones no eran como las de antes, pero la bajada me permitía mantener un ritmo decente, mantenía a la vista a los corredores que me precedían, pero pensaba en el km 19 y la subida que esperaba hasta el 20. Me estaba preparando para andar de nuevo…

Cruzamos el río y empezamos a subir, me dije “venga, pasos cortos, antepie, brazos ligeros, sin prisa..” y funcionó, subía ligero, no muy rápido, pero lo suficiente para ir adelantando a los compañeros que iban por delante hace poco. Parecía que iba acelerando lentamente, Álvaro ya no se veía tan lejos..

Una vez llegado al 20 giramos hacia Alalpardo afrontando los últimos 3 kilómetros, ahora de bajada. Las buenas sensaciones habían vuelto y encima en una subida (increíble, pero cierto). Empecé a apretar un poco mas, tenía a Álvaro al alcance y quería llegar con el a meta. En los últimos 2 kilómetros di todo lo que tenía, alcanzando a otros corredores y emparejando me con Álvaro 300 metros antes de la meta. Apretamos el paso para entrar en meta como almas que lleva el diablo!! Al final 2 horas y 8 minutos pelaos, que para las alturas de temporada, el recorrido y el estado de los caminos es un tiempo mas que aceptable.

Al llegar a meta otra sorpresa, bolsa del corredor preparada por dorsal, avituallamiento liquido y sólido de nuevo, cerveza, pizza… Increible!! Y lo mejor de todo, notición!!! Amalia había llegado tercera!!! Oleeeeeee!!! Que tía mas grande, tercera sin apretar, sin forzar al 100%, tiene muchísima calidad y corre sin forzar y disfrutando… Una auténtica máquina!! Enhorabuena campeona!2013-01-20 13.56.16-1

Poco a poco fueron llegando tod@s nuestros compañer@s… Isa, Óscar, Javi… María no pudo acabar por problemas físicos, pero aún así hizo 16 kilómetros que sirven para afrontar nuevos retos. Después de una ducha, de la recogida de trofeos y de la degustación del brownie y de las galletas de coco que había preparado Amalia (mil gracias campeona), volvimos a nuestros respectivos hogares.

En definitiva, una gran carrera, genialmente organizada, con un bonito recorrido, duro pero asequible. Una mañana mas compartiendo lo que mas me gusta con grandes amigos y compañeros… Creo que poco mas se puede pedir… un día de completa FELICIDAD.

Gracias por leerme.

Alberto aka. Bebeto aka. @Albbarrantes

2013-01-20 10.15.54-1

Para este 2013….

Publicado: 12 de enero de 2013 en Cacahuetadas

Parecía que no, pero ya está aquí el 2013, año que viene con rima y con muchos objetivos por delante para los Cacahuetes. Y cuando digo muchos, es que son muchos.. que todo os lo tengo que explicar.. Y para que no digáis que uno es un rancio os comento así de pasada un poco lo que tenemos entre manos… ( no, joder!! Eso no!!, malpensad@s sois leñe!!)

Empezamos con un poquito de Trail la semana que viene en Alalpardo participando en el I Trail del Serrucho. Allí estaremos buena parte de los Cacahuetes para correr 23 kilómetros de “subibajas”.

Imagen

Después de esta toma de contacto… Error!!! Álvaro empezó el año corriendo el 5 de enero la I Carrera Solventia y haciendo MMP en 10K. Así se empiezan los años, si señor!! Un orgullo tenerlo entre nosotr@s!!

Imagen

Como decía, después de esa toma de contacto, y durante los primeros meses del año, las “medias” ocuparán gran parte del calendario atlético cacahuetil. Quizá Getafe, Latina y Fuencarral seguro y mas tarde la media de Madrid caerán a nuestros pies para ir cogiendo forma para el primer objetivo del año: Mapoma 2013.

Para Mapoma 2013 o Rock & Roll Madrid Maratón ( como queráis llamarlo ), los Cacahuetes nos vamos a embarcar en una aventura lúdico-benéfico-festiva de la mano de @DrinkingRunners y de A tu Ritmo de Vinilo FM. Una iniciativa donde el objetivo es disfrutar de lo que mas nos gusta, CORRER. Os invitamos a que os unáis a nosotros a través de la página de @DrinkingRunners en Facebook.

Después del maratón queremos dar el salto a las carreras de “Ultra” distancia. El primer acontecimiento, a principios de Junio, serán los 100 kilómetros en 24 horas de Corricolari donde la idea es correr por parejas, es decir 50 y 50 kilómetros. Ya el año pasado Jose y Jaime lo hicieron con gran éxito y Álvaro, Javi y servidor de ustedes formando un trío, acabamos también muy dignamente!

Imagen

A finales de ese mismo mes de Junio, Don Álvaro ( por que hay que tratarle de usted sabiendo lo que quiere hacer ), se pondrá en la salida ( y seguro que llegará a meta ) del Trail de Peñalara en su versión de 60 kilómetros. Grande!!

Después de eso, presumimos que será un verano tranquilo, tomando fuerzas pero sin dejar de lado los entrenamientos ya que a finales de septiembre nos enfrentaremos al que por lo menos para mi, es el gran objetivo del año: la Madrid-Segovia!!

Desde hace un par de años le tengo ganas a esta carrera. Por unas causas o por otras por ahora no me había decidido a dar el salto a una distancia de tal calibre ( 100 kilómetros ) pero el cuerpo y me cabeza me lo piden a gritos.. y joder! gritan mucho… Así que he decidido liarme la manta a la cabeza ( junto con el resto de Cacahuetes ) y dar rienda suelta a esta “locura”.

Ni que decir tiene que la mayoria de nosotros seguiremos disfrutando de este “vicio” que tenemos desde el punto de vista de la salud. Eso no sería posible sin la ayuda y los consejos ( aparte de las suculentas cuotas que pagamos ) de Coentrena.

Esperamos que la salud nos respete y que las lesiones se aparten de nuestro camino para poder conseguir nuestros retos y alcanzar nuestros objetivos. Y también, como no, esperamos encontraros a much@s de vosotr@s para poder compartir zancadas, sudor, risas y esfuerzos en cada una de las carreras o entrenamientos que hagamos.

Gracias por estar ahí!

Bebeto

(@Albbarrantes en Twitter)

Crónica de una maratón anunciada

Publicado: 27 de noviembre de 2012 en Carreras
Etiquetas:

La historia de este maratón empieza donde lo hacen muchos otros, y es justo cuando cruzas la meta del anterior. En mi caso ese cruce de meta no fue real ya que tuve que abandonar en el km 30 del maratón de Nueva York. Aún así crucé la meta mas que nada por recuperar la ropa que dejé en el ropero… llamadme rebelde si queréis… pero no me quedaba otra.. además pagué un güevo como para irme sin la medalla, ostias ya!!

Pues bien, en esa fría mañana de noviembre neoyorkina comenzó la gestación del que iba a ser mi cuarto maratón. Después de tal descalabro y de la no muy buena experiencia de Sevilla 2010, decidí que volvería a mis orígenes maratonianos, así que me decanté por Donosti ( Donostia o San Sebastián también ) lugar en el que corrí mi primer maratón en 2008.

Esta vez la manera de afrontarlo iba a ser distinta, sobre todo desde el punto de vista de la preparación. Ahora tenía un entrenador ( Oscar, el Sensei o señor de las torrijas ) y un gran grupo de compañeros de entrenos ( l@s chic@s de COENTRENA ). Contaba con un asesoramiento y con un manera de entrenar mas saludable, cuidando los ritmos, los descansos y los volúmenes. Eso me daba confianza en llegar mejor preparado que en otras ocasiones. Sin olvidar a mi compañero inseparable de fatigas… Jose.

En esta aventura no estaría solo ya que varios compañeros de Coentrena también iban a participar, Chin, Dani, Isa y María debutarían en la distancia. Álvaro y Óscar repetían experiencia. Y otros dos integrantes de los Cacahuetes, Javi “Pechito” Carmona y mi hermano Jose ( eres lo mas grande del mundo tío ) estarían a mi lado en esta carrera.

En la preparación tuve varios problemas con la rodilla derecha y sobre todo un susto a tres semanas del maratón en el pie izquierdo que casi me hace perderme la Media Maratón de Moratalaz que estaba marcada en rojo como test previo y ponía en serias dudas que pudiera correr el maratón. Pese a todo no hubo mayor problema para llegar a Donosti en lo que yo creía buenas condiciones después de varios retoques de mi chamán.

El fin de semana fue una pasada, llegué el viernes con mi santa esposa ( que me aguanta lo que no está escrito ) y disfrutamos del viernes y del sábado por la mañana a nuestro aire, fotografiando, paseando, pintxeando ( que no pinchando, malpensad@s) Hasta que los refuerzos llegaron ese mediodía para rematar la faena.

Imagen

Comimos todos juntos en plan pintxo por aquí, pulpoveza ( nouvelle cuisine delicatessen ) y dulces donostiarras por allá en medio de risas flojas y nervios contenidos. Aquí se gestó uno de los problemas de la carrera del domingo.. Y es que esa comida no le cayó muy bien a mi tierno a la par que delicado estomago…

Cerramos el sábado  con una cena en un restaurante italiano casi 30 personas en paz y harmonia, Coentrenas, Cacahuetes, parejas, Amalia ( compañera runner ) y unos amigos, los padres y unos amigos de José y otros allegados al grupo. Y aunque no me pasé mucho, la cena acabó de rematar la faena de la hormigonera en la cual se había convertido mi estómago… fuck yeah!!

Llegué al baño de la habitación de milagro para poder hacer una descarga ilegal de contenido, o saltarme el protocolo de Kyoto, o sacar la leña al patio… llamadlo como queráis, pero vamos que casi me lo hago encima… Siento ser escatológico, pero la textura de la deposición no auguraba nada bueno.. y eran casi las 11 de la noche… El bueno de Álvaro me cedió amablemente un Omeprazol, que al menos calmaron los movimientos peristálticos del susodicho sistema digestivo.

Me acosté y dormí como buenamente pude y me desperté a las 7 con el estómago aún dando botes… ( Javi, no hagas la rima que te conozco…) Otra deposición bancaria en no muy buenas condiciones no me daban confianza para los 42 kilómetros que tenía por delante, aún así no había hecho todo ese camino para nada.. Tenía que correr si o si!

Después de beber un Aquarius, tomar un Omeprazol que encontré agazapado en mi neceser y comer un plátano con mas miedo que vergüenza, bajé a las 8 a recepción para encontrarme con todos los valientes… Chin, Óscar  Dani, Álvaro, María y Amalia ya estaban allí y al rato llegaron Jose y Javi.

Al salir del hotel vimos que la mañana no iba a ser tan apacible como nos hubiera gustado, llovía ligeramente, y las nubes, mas negras que el sobaco de un grillo no nos permitían hacernos ilusiones de un cambio en la climatología.

Bajamos andando desde el hotel hasta Anoeta, los nervios se disfrazaban de nuevo en risas y chascarrillos, todos se animaban y yo iba mas acojonado que Naranjito en la fábrica de Zumosol, escuchando mi estomago y esperando el retortijón en cualquier momento.. Gracias a los ánimos de los compañeros dejé de pensar en el y empecé a visualizar la carrera… en blanco y negro… no tenía ganas de verla en color..

Llegamos a Anoeta y dejamos las mochilas, ultimamos el equipo y nos pertrechamos con los Chinochubasqueros de a Euro que compraron Jose y Javi ( estabamos super-cuquis). En Anoeta pude saludar a Fer, runner-Twittero que me ha acompañado en la distancia en estos meses de preparación, se marcó por cierto un gran maratón… grande Fer! También estaba Oscar otro twittero y amigo con el que ya compartimos algún entreno y la Media de Moratalaz y que se disponía a debutar también… Y por último nos encontramos con Isa la pequeña mas grande de Coentrena.. también dispuesta a debutar.

Nos pusimos en la cola de la salida, entre risas, abrazos y mas bromas esperamos el disparo de salida. De nuevo escuchaba a mi estomago por si me daba algún aviso, temiendo lo peor de un momento a otro… la lluvia arreciaba y mis temores también.

No tuve mucho mas tiempo para pensar ni darle vueltas al asunto el disparo nos puso en marcha y templó los nervios. Poco a poco los casi 3000 corredores nos pusimos en marcha y empezamos a devorar los 42 kilómetros y 195 metros. Cogí un ritmo tranquilo, controlando pulsaciones, pronto Jose tiró cual gacela y Álvaro se puso a mi lado con Óscar y Chin. Estos dos últimos tiraron poco a poco hacia delante dejándonos al señor G.T y a mi mano a mano. Controlábamos los pasos por kilómetro intentando no subir el ritmo de pulsaciones y charlando animadamente…

Mas o menos en el 11 Álvaro se fue destacando y me quedé solo. El miedo por el estómago seguía ahí, cada sorbo de agua o Aquarius hacía que la hormigonera comenzara a trabajar y los sonidos no eran nada alentadores. Mi primer gel en el km 12 fue una prueba de fuego que me sirvió para dejar de lado los temores y dedicarme solo a correr…Imagen

Los kilómetros pasaban y las piernas hacían su trabajo aunque no iban finas del todo, la falta de kilómetros en noviembre y quizá los dos momentos “cagalin” de la noche y de la mañana, me había restado fuerzas… La media maratón la pasé bien de fuerzas en 1 hora y 56 minutos por mi reloj pero las piernas ya me avisaban que los 21 kilómetros restantes no serían un camino de rosas.

Camino del segundo paso por Anoeta los aductores y la cadera derecha empezaron su recital… Los recuerdos del abandono de Nueva York se pasearon largo rato por mi cabeza.. Tuve que tirar de pensamientos positivos y de “impossible is nothing” y de “no se donde está mi limite pero se que aquí no” y demás artificios para poder seguir corriendo hasta el 29 donde la cadera se me quedo enganchada y tuve que parar a estirar.

Arranqué hasta el 30 donde paré de nuevo a cambiarme de camiseta ya que estaba empapado y empezaba a tener frío, aproveché para estirar y recibir el calor y los ánimos de mi mujer de Clara, de Esther y de la familia de Jose que estaban allí.. No duró mucho el ímpetu ya que antes de llegar al 31 tuve que parar de nuevo y andar porque las piernas no iban…

Imagen

Esos kilómetros fueron los peores, la zona mas desangelada del recorrido, cruzándome con los compañeros que se preocupaban por mi mientras ellos corrían hacia la meta como cabrones ( os quiero ). Poco a poco me pasaban corredores y corredoras y yo no podía mas que andar y trotar unos metros hasta que la cadera me pedía parar.

En el 34 mas o menos Oscar ( el twittero ) me adelantó y pude engancharme a el durante poco mas de un kilómetro a su ritmo. También sufría pero iba recuperándose y afianzando su paso hacia meta. Me dejó al rato y volví a quedarme solo con mis mierda-piernas y con la convicción, esta vez si, de que acabaría este maratón.

Los tramos de correr ahora eran mas largos que antes, las piernas aunque muy jodidas se empeñaban en acabar cuanto antes y el enfilar la Concha por última vez hizo que el ánimo me subiera también. El calor del público ademas insuflaba esas fuerzas que le faltaban a mis canillas… El paso por el centro de la ciudad me volvió a poner la piel de gallina como aquella otra mañana de 2008, los donostiarras se vuelcan con los corredores, incluso en una mañana lluviosa como la del domingo.

Enfilando hacia Anoeta y casi alcanzando el 40 mis piernas volvieron a quedarse off.. no podía quedarme así, el 40 y el 41 los tenía marcados a fuego, prometidos y dedicados a dos amigos que han estado apoyándome durante toda la preparación, Toni y Pablo no se merecían que los hiciera andando…

Al llegar al cartel del 40 y justo cuando iba a empezar a correr, Isa me pasó como si tal cosa, parecía mentira que llevara cuarenta kilómetros en las piernas y que fuera su primera maratón.. Intenté seguir su estela pero poco a poco se alejó..  Cuando vi el cartel del 41 me dije que tenía que acabar a tope, las piernas amenazaban con colapsarse, los gemelos con subirse hasta la nuca pero me daba igual.. Tiré de zancada y apreté los dientes y el esfínter (totalmente inmaculado) y alcancé a Isa, juntos apretamos el paso adelantando a corredores camino de la entrada de Anoeta. A pocos metros de entrar le pregunté si tenía fuerzas para otro cambio y me dijo que no, lo sentí, pero esos últimos metros iban dirigidos a mi padre y tenía que dar todo lo que tenía dentro (espero que lo hayas visto desde donde estés Pedrín), aceleré lo que mis piernas pudieron… y entré en meta gritando de rabia, de alegría, de orgullo por haber luchado contra mi mismo, contra el dolor y contra las ganas de retirarme durante mas de 17 kilómetros….

Imagen

Es de los tres maratones en el que peor marca he conseguido, pero sin duda es del que mas orgulloso estoy. Puedo decir que me he superado a mi mismo y eso para mi es mas valioso que si hubiera rebajado mi marca en varios minutos.

Tod@s los compañer@s acabamos el maratón. Con grandes marcas como Jose, con gran esfuerzo por el dolor como Javi y Dani y con gran alegría y desparpajo como María e Isa. Álvaro se quitó la espina que tenía desde Mapoma y Chin debutó con un gran tiempo acompañado del Sensei que es grande entre los grandes. Amalia hizo otro carrerón dejandose fuerzas para poder mejorar en el próximo maratón y Óscar acabó pese a las dificultades y con ganas de volver a repetir experiencia.

Siento el ladrillo que os he metido entre pecho y espalda, pero tenía ganas de contar lo vivido… Y ahora antes de retirarme a mis aposentos quiero dar gracias a todos y todas los que me habéis apoyado y animado… A mi mujer que me aguanta lo inaguantable, a Jose que mas que amigo es mi hermano, a Javi y Álvaro mitad Cacahuetes mitad Coentrena, a Oscar el Sensei por confiar en mi y ayudarme en cada momento, a todos los compañeros de Coentrena tanto los que habéis corrido el maratón como los que me aguantáis los sábados en los entrenamientos, a todos los runners twitteros, sois muy grandes en especial y sin desmerecer a ninguno a Pablo por estar ahí durante mas de 4 horas, a Toni mi amigo-compañero de curro que comparte ilusiones y carreras conmigo, a mi familia, a Miguel, mi chamán que hizo que pudiera correr, a mis compañeros de trabajo que aguantan batallitas de carreras y entrenos… bueno a todos copón!! Que parezco Almodovar el día de los Óscars!!

Si has llegado hasta aquí gracias… y disculpa, por cierto, creo que el seguro médico no te cubre la medicación para soportar esto!!

Os dejo un vídeo con un montaje de fotos de la carrera!

Bebeto